No se que escribir....

de escribir no se mucho en estas horas,
el frio es gatillante como el grito inquieto
que se aloja en mi garganta...
afuera el viento remece mis emociones
a 60 km por hora....
mis emociones se mueven
como las hojas de los arboles
que siempre impregnan el paisaje....
alla lejos de esta fria y hermosa cuidad
mi madre aguanta férrea
su gripe y sus dolores....
la pena invade el reflejo de la soledad
tan nuestra en el linaje....
alla tambien los hermanos juegan
a ser solo ellos...
y la rabia se alza en vuelo
como keriendo romper
la egoista vida de que llevan....
de escribir no se en estas horas....
me invade el amor ...
la nostalgia ...
los besos ya que no vienen ni van...
la vida que se termina cada vez que viajo
la que me recibe siempre cada vez que retorno....
no se que escribir...
la pena se me aloja en la mirada...
en lo que no fue y yo esperando
en las caricias que no llegaron...
las que no vienen
las que ya no kiero....
en la perdida del creer....
en el querer estar .....
no se que escribir....
la soledad es lo mas cierto en estas horas....
y el amor .... que late por mi madre...
por mi padre siempre amante...
la rabia de la lejanía....
lo mas cierto....
tu ausencia,
tu no estar ....
acepto.....
pero no es lo que quiero....
no se que escribir.....
en estas horas de rocío....
de vientos a 60 km por hora....
mientras reconstruyo mi vida...

2 comentarios:

queno dijo...

¿De qué escribir?: De todo lo que escribes, a la distancia, envuelta de frío, extrañando todo (porque vvir es extrañar), de tu vida, de las nuestras, de todo. Sigue adelante. La palabra es la semilla que el viento deja en gargantas cantoras.
Queno

Daniel dijo...

hermana se que estas lejos , pero que cerca te tengo, gracias por hacerme disfrutar de eso que no sabia como era... el terner tan cerca un hermano cuando esta tan lejo y sentirte tan cerca como cuando naciste y decirte te quiero por que eres la sangre que tengo y corre en lo mas profundo de mi y por los que no podria sentirme ausente.

Simplemente gracias

Te quiero mucho

Daniel